La luz de los jardines es uno de los elementos más importantes en la iluminación de espacios exteriores. Cuando se logra idear un juego de luces adecuado, un ambiente mágico es capaz de rodear al jardín que se decora y la iluminación deja de ser más que un simple juego de lámparas.

La magia de los espacios obscuros

Los espacios sin luz juegan un papel importante dentro de la iluminación de jardines. Un intervalo balanceado entre las luces, le dará un toque de misterio a tu jardín y lo hará ver más elegante. Procura elegir bien las plantas que iluminarás, no es lo mismo darle protagonismo a una palmera que a un bambú.

Estacas para resaltar

Las estacas de luz son una excelente opción para iluminar cualquier planta desde una perspectiva protagónica. Es importante utilizarla porque añade un efecto único a la sombra de nuestro arbusto preferido y le dibuja un aura incandescente muy difícil de ignorar.

El poder llamativo del agua

Procura darle un lugar especial al agua si es que tu jardín cuenta ella. Coloca una lámpara que permita resaltar este singular detalle. Sí es posible, dale movimiento a través de una fuente que cree un ambiente relajado para quienes se encuentren alrededor de ella.

Sigue una secuencia

Este es un punto clave para la iluminación de jardines. Procura que se guíe al espectador a un punto clave iluminando los detalles que crees que hacen tan especial a tu patio. Dibujar pequeños caminos de luces ayuda a dar un toque mágico y especial a estos lugares.

Ilumina zonas que lo merezcan

Es importante darle protagonismo a las plantas y arbustos de tu jardín, pero no olvides iluminar aquellas áreas que realmente necesiten luz; como bancos, mesas, sillas, miradores, etc.

En estos casos, se recomienda optar por una iluminación puntual, lámparas de piso apuntando al suelo son ser perfectas para estos lugares ya que, brindan suficiente luz sin romper el ambiente del jardín.